Santa Claus on a sled

For English click here

La figura legendaria supuestamente tiene su origen alrededor del siglo IV en Grecia de quien se dice era un obispo llamado San Nicolás que llevaba regalos a las casas de niños bien portados durante la Noche Buena y la madrugada del día de Navidad.

Con el paso del tiempo, otras culturas y regiones cristianas han venido adoptando la leyenda y al querido viejito barba blanca, panzón, y muy probablemente de apellido Nalgonzález, como su servilleta, y se le ha venido conociendo como Papá Noel en los países del Reino Unido a partir del siglo XVI, así como Kris Kringle y Santa Claus en el continente americano a partir del siglo XIX.

Pues bien, si nosotros fuéramos sus abogados de planeación patrimonial, a pesar de que muy probablemente Santa y la Sra. Claus son inmortales, de cualquier forma les propondríamos que ante tal posibilidad, aunque sea poco probable, [sobre todo porque creemos en el refrán que dice que en esta vida sólo hay dos cosas seguras—la muerte y los impuestos (aunque no necesariamente todos ellos)], les recomendaríamos la elaboración de un testamento y un “living trust” que contemple la distribución ordenada a sus familias, beneficiarios, u organizaciones o fundaciones de caridad, de su casa y taller de juguetes en el Polo Norte, así como de las patentes y marcas de los propios juguetes y del poderosísimo trineo, y el destino de los fondos suficientes para el mantenimiento, posiblemente perpetuo, de los renos.

Asimismo, debido a la aparente falta de condición física, aunque su capacidad para subir a los techos y bajar por las chimeneas, y arriar a los renos y a sus duendes asistentes es por demás sorprendente, las probabilidades de que esas actividades resulten en una incapacidad física, ya sea temporal o permanente, y no se diga si llegara a caer de las alturas mientras vuela de pueblo en pueblo o al trepar a uno que otro cornizo y muriera o perdiera su encanto, les recomendaríamos comprar un par de seguros de incapacidad y de vida para que cuando menos la Sra. Claus pueda mantener su estilo de vida mientras llega el siguiente invierno y se agencie al nuevo Santa.

Si ustedes creen que les pudiera servir, o conocen a alguien a quien le pudiera servir, una planeación patrimonial como la de Santa Claus, o bien, si tienen cualquier duda o pregunta al respecto, llamen al (800) 694-6604 para agendar una cita.

En esta temporada de fiestas decembrinas y de reuniones familiares, María Elia y yo, y el resto del equipo de MEG International Counsel, les deseamos una Feliz Navidad, o como ustedes se refieran a ella, y un muy próspero año nuevo.
Be the first to comment!
Post a Comment