Premium Financing LogoÚltimamente nos han solicitado nuestra opinión con respecto al financiamiento de primas de seguros de vida como parte de la planeación patrimonial de extranjeros con bienes en Estados Unidos. Nuestra respuesta inmediata, segura, y conservadora ha sido siempre, que “depende” de las circunstancias de cada caso, ya que el financiamiento de primas de seguros de vida no es para todos.

Esta estrategia de compra de seguro de vida fue creada por las aseguradoras para vender mayores coberturas para ser utilizadas como fuente de pago de los impuestos sobre herencias ya que los valores de inmuebles y negocios a nivel mundial se han venido incrementando a pasos agigantados, y por ende, los impuestos también.  Asimismo, los dueños de estos inmuebles y negocios tienen una expectativa de vida cada vez mayor debido al acceso a la medicina moderna, a sus hábitos alimenticios, y a otros factores. En general, nuestros clientes están viviendo más, sus inmuebles y negocios valen cada día más, y por tanto, tienen que pagar más impuestos o reemplazar los bienes que esos impuestos consumen.

Nosotros Recomendamos el Financiamiento de Primas en Ciertas Situaciones

Ahora bien, cuando hablamos de vender o comprar mayores coberturas de seguro, es necesario precisar a qué montos nos referimos. Los importes mínimos que la mayoría de las aseguradoras considera necesario para emitir una póliza financiada son variados pero el consenso en la industria lo ubica en $100,000 dólares de prima anual, o bien, en $10 millones de dólares de cobertura. Por supuesto, existen excepciones al consenso general las cuales son en función de la edad y condición médica del asegurado. Sin embargo, en nuestra opinión personal, el financiamiento de primas no es una estrategia recomendable para coberturas menores a los $25-$30 millones de dólares o para primas menores de $250,000 a medio millón de dólares anuales. Sobre todo, porque este tipo de estrategia o programa está diseñado para altas coberturas cuyos dueños tienen la mayoría de sus inversiones en forma no líquida, pero en caso necesario, tienen la habilidad de liquidar las inversiones necesarias para salvaguardar el programa. De otra forma, además de los riesgos inherentes a la estrategia, se tendría que considerar en detalle la situación financiera personal del cliente, su liquidez, etc. y las exigencias de su negocio o estilo de vida sobre los fondos o bienes que garanticen en su momento el crédito.

Para que las aseguradoras puedan ofrecer este tipo de estrategias o programas es necesario para ellas asociarse con bancos que tengan la disponibilidad y la experiencia de trabajar con clientes extranjeros además de la capacidad de financiar las primas anuales, ya que estas operaciones necesariamente implican una transacción comercial y una utilidad para el banco acreedor, así como una erogación adicional al costo de la póliza para el cliente. Además de la disponibilidad mencionada, es necesario que el pago del préstamo esté garantizado con bienes ubicados en Estados Unidos. En ocasiones esas garantías son parciales por el monto original del préstamo, y en ocasiones son por el monto total del crédito más sus intereses. Sin embargo, el problema más frecuente para el cliente, es no contar con las garantías suficientes en Estados Unidos.

Lo Más Importante es Identificar la Póliza Correcta para Ti

De máxima importancia, y en donde reside el mayor riesgo de este tipo de estrategias, es el rendimiento real y actual de la póliza, el cual tiene que ser forzosamente por encima del interés del financiamiento y del costo del seguro para que al vencimiento del préstamo, la póliza tenga la acumulación o ahorro necesario para liquidarlo, y para permitir que el seguro siga subsistiendo sin necesidad de primas adicionales hasta la muerte del asegurado, y se cumpla el objetivo planteado. De lo contrario, el dueño tendría que continuar haciendo pagos de primas anuales o rescatar el ahorro y dar por terminada la póliza. Por ende, las condiciones del préstamo son de suma importancia ya que muchos bancos requieren pagos anuales durante la vida del crédito – generalmente de 12 a 14 años - y muy pocos permiten que se acumulen los intereses y se haga un sólo pago al vencimiento del mismo. Por lo que, si el rendimiento de la póliza no es óptimo o es débil, y el banco requiere además de pagos anuales de intereses y/o de capital, las probabilidades de éxito del plan no serán muy buenas. La mayoría de los disgustos de los clientes se dan cuando se utilizan las pólizas variables, mal llamadas de inversión, y las cuales no reditúan las tasas proyectadas, ilustradas, o prometidas.

Lo anterior pone en evidencia la importancia de evaluar el tipo de póliza que se va a utilizar y compararla con las pólizas de otras compañías y programas de financiamiento porque no todas las aseguradoras tienen la misma estabilidad financiera, ni todas las pólizas producen los mismos resultados por lo que la decisión se convierte en un delicado juego de malabares financieros del cual “depende” si el financiamiento de primas es recomendable. En la mayoría de los casos, las aseguradoras utilizan pólizas llamadas Equity-Indexed Universal Life que son unos híbridos entre pólizas que pagan un rendimiento variable sujetas a los altibajos de la bolsa y a una tasa de participación, pero con un tope mínimo del 0%-1%, dependiendo del tipo de póliza, para evitar pérdidas cuando los índices de la bolsa de valores bajan o pierden.

¿Por qué Recomendamos esta Estrategia a Muchos de Nuestros Clientes?

Ahora bien, consideramos que este tipo de programa o estrategia es el complemento número uno de toda planeación patrimonial, dentro de los límites expuestos, porque al implementarla le permite al cliente, además de haber dejado a su familia y a sus bienes protegidos mediante su planeación patrimonial, de disponer y gastar en vida la totalidad de su liquidez o de sus bienes, dependiendo del monto asegurado por supuesto, los cuales serán reemplazados al momento de morir mediante el cobro de la póliza, y de esa forma, habrá aprovechado al máximo su patrimonio sin demeritar y sin privarse del mismo por el cual trabajó toda una vida.