Anteriormente hemos indicado en este espacio que la ley en Estados Unidos pretende gravar las herencias cuando menos una vez en cada generación.  Sin embargo, en tratándose de herencias de extranjeros, éstas sólo pueden ser gravadas cuando los bienes de la herencia se encuentran dentro los límites geográficos del propio Estados Unidos.

Ahora bien, con lo pequeño que se ha convertido el mundo en las últimas décadas, ocurre frecuentemente que los dueños extranjeros de herencias, cuyos bienes se ubican también en el extranjero, pretenden beneficiar a residentes y/o ciudadanos de Estados Unidos.  Tal es el caso cuando los hijos emigran a, o nacen en, Estados Unidos pero la fuente de ingreso de la familia continúa teniendo su origen en negocios o empresas ubicadas en el extranjero.  Ante esta situación, la pregunta de rigor es ¿cuál es la forma más eficiente para heredar a mis hijos que son ciudadanos o residentes de Estados Unidos, si mi negocio está en el extranjero? Como siempre, la respuesta es depende…

Factores que Determinan la Estrategia

Depende de varios factores, entre ellos, cuál es la proporción de la herencia que corresponde a los hijos que son ciudadanos o residentes, qué proporción corresponde a los hijos o cónyuge residente en el extranjero, si se quiere heredar en vida o por muerte, qué tipos de bienes e ingresos son los que se encuentran sujetos a la herencia, si habrá restricciones o limitaciones que se quieran imponer a los herederos, etc.  Cada herencia y cada familia es un mundo aparte. Independientemente de lo anterior, el dueño de la herencia se regocija cuando se entera que bajo estas circunstancias no tendrá que pagar un solo centavo en impuestos sobre herencias respecto de los bienes que se destinen a sus herederos en Estados Unidos, toda vez que los mismos se encuentran en el extranjero. Sin embargo, el ingreso posterior que generen esos bienes en beneficio de los herederos en Estados Unidos, muy probablemente estará sujeto al impuesto sobre la renta en este país.

Si Tu No Planeas, Tus Herederos Tendrán que Pagar

Asimismo, cuando el dueño de la herencia se entera que esos mismos bienes estarán sujetos al impuesto sobre herencias una vez que estén en manos de sus herederos americanos, y a partir de entonces serán gravados cuando menos una vez en cada generación con una tasa promedio del 40%, es cuando el dueño extranjero desea preparar un plan mediante el cual pueda beneficiar no tan sólo a sus hijos sino a sus nietos y biznietos, y de ser posible a las subsecuentes generaciones sin que se vayan mermando los bienes por esos impuestos a través del tiempo.

Ante tal situación, la pregunta entonces es si la herencia que se hace en favor de dos o más generaciones abajo de la de sus hijos, ¿tiene que pagar algún impuesto? La respuesta inmediata es no.  Ahora bien, si por el contrario los bienes se ubican en Estados Unidos, entonces les es aplicable el impuesto sobre transferencias a terceras generaciones el cual equivale a un impuesto, para efectos prácticos, al doble de lo que resultaría el impuesto sobre herencias.  Sin embargo, si los bienes se llegaren a heredar directamente a los nietos, ¿cómo se puede entonces beneficiar a los hijos al mismo tiempo?

El Motor de la Estrategia es Un Trust Anglosajón

Comúnmente esto se logra a través de una planeación estratégica la cual contempla la creación de uno o varios fideicomisos americanos o extranjeros, una o varias empresas americanas extranjeras, y en ocasiones, la creación de una institución fiduciaria privada. Como se ha dicho anteriormente, cada familia es un mundo y su planeación depende de un sinnúmero de factores los cuales pueden inclinar la balanza hacia a un lado o al otro. Sin embargo, el vehículo legal que es el motor de la estrategia, en la mayoría de las circunstancias, debe ser un fideicomiso o trust anglosajón.

Evidentemente este tipo de estrategia no es para todos, ya sea porque el monto de la herencia no lo amerita, o bien, porque el autor o dueño de la herencia no desea invertir en la estrategia, porque no quiere que los beneficiarios tengan que cumplir con las obligaciones fiscales informativas, o simplemente porque no desea dejar el control de sus bienes o empresas en una institución fiduciaria, aunque esto último se puede superar mediante la implementación de comités técnicos, con la figura jurídica del “trust protector”, así como con la aplicación de las distintas reglamentaciones que exigen la rendición de cuentas y apego a las intenciones del dueño de la herencia por parte del fiduciario responsable, entre otras estrategias.

Es Importante Revisar la Estrategia Después de Implementarse

Aunado a lo anterior, cuando se hace efectiva la transmisión de los bienes o derechos en favor de los herederos, se tiene que revisar periódicamente la estrategia y seguir planeando fiscalmente a fin de evitar la aplicación de regímenes fiscales americanos a ingresos de empresas extranjeras, tales como las reglas del “controlled foreign corporation” y “branch profits tax” entre otras, con el fin de aminorar la carga del impuesto sobre la renta o “income tax” de los herederos residentes o ciudadanos de Estados Unidos.

No existe una sola estrategia fiscal o estructura de negocios que funcione para todos los extranjeros y sus herencias. No le confíes esta decisión tan importante a cualquiera. Mejor, llama hoy a Antonio y Maria Elia Gastélum. Nuestra firma te proporcionará una representación segura y confiable para que puedas tomar las decisiones correctas.