Poste de señalamiento con flechas a las distintas estructuras legales de negociosCuando tu negocio crece y se desarrolla, en ocasiones tiene sentido el considerar cambiar su estructura legal. Muchos negocios inician sin estructura legal y se llevan a cabo a nombre del propietario mismo, a lo que se le conoce como “sole propietorship”, o bien, en forma de copropiedad o asociación, a lo que se le conoce como “partnership”, entre dos o más copropietarios y generalmente sin tener empleados. Sin embargo, con el transcurso del tiempo, y en la medida que el negocio crece y cambia, tener una estructura legal pudiera resultar muy útil.

Existen varios puntos clave a considerar cuando contemplas el cambio o implementación de una estructura legal diferente, entre los cuales están los siguientes:

  1. Protección de Responsabilidad Personal. Si en tu negocio haz contratado empleados, obtenido préstamos, o proporcionado productos o servicios a terceros, tu como dueño del negocio estás expuesto a una responsabilidad personal extensa con respecto a los posibles daños o demandas relacionadas con el negocio, a menos que hubieras elegido un ente legal que limite esa responsabilidad a los bienes y activos exclusivamente del negocio. Por ejemplo, en una LLC, los miembros solo arriesgan la cantidad que hayan invertido en la misma y generalmente no son responsables por las deudas y demás obligaciones del negocio.
  1. Cambios en el Capital del Negocio. Si hasta la fecha haz manejado tu negocio sin ninguna estructura o formalidad legal, es decir, como “sole proprietor”, y ahora quieres agregar uno o más socios, es de gran utilidad formalizar ese acuerdo mediante la formación de un “partnership” o de una “Limited Liability Company” (LLC), así como la elaboración por escrito de un acuerdo operativo conocido como “operating agreement” que establezca claramente los derechos y obligaciones de cada uno de los socios.
  1. Obtención de Financiamiento Bancario o Privado. Los bancos generalmente prefieren otorgar créditos a negocios con una estructura legal más compleja que un simple “sole proprietorship”, ya que lo ven menos riesgoso. Si estás pensando en obtener un crédito, pudieras tener una mejor oportunidad de obtener ese crédito si inviertes algo de tiempo y dinero en adoptar una estructura más formal. Los inversionistas privados, conocidos como “hard-money lenders”, también prefieren estructuras de negocios que permitan minimizar su riesgo. Por ejemplo, en un “limited partnership”, los socios limitados, que son típicamente quienes solo han invertido dinero en el negocio y tienen una participación mínima en las operaciones diarias del mismo, no son responsables por las deudas u obligaciones del negocio.
  1.  Tratamientos Fiscales Diferentes. Algunas estructuras de negocios, como los “sole proprietorships”, “partnerships”, ciertas LLC, y las “S Corporations” son transparentes fiscales, las cuales pudieran ser elegibles para obtener la deducción del artículo 199A del código fiscal, el cual fue modificado recientemente. Además, como es ya conocido por muchos, la tasa del impuesto sobre la renta o “income tax” corporativa fue reducida al 21%. Estos factores, al igual que la obligación de pagar los impuestos por “self-employment” o por no ser empleado de nadie, deben ser considerados al momento de determinar la estructura que mejor convenga al negocio en particular de que se trate.

¿Cómo Hacer Estos Cambios?

La manera correcta de hacer estos cambios de estructura o forma de negocio, depende de la manera en que tu negocio está estructurado hoy día, y el tipo de estructura que quieras formar. A continuación, describimos algunos ejemplos de las circunstancias más comunes:

  1. Para los “sole proprietorships” o “partnerships” que no tienen personalidad jurídica propia, los bienes y deudas del negocio no son considerados distintos de los bienes y deudas personales del dueño, por ende, el cambio a una LLC o corporación simplemente implica la elaboración y registro de la documentación necesaria con el Secretario de Estado. Las LLC generalmente tienen que registrar su acta constitutiva conocida como “Articles of Organization” y pagar los derechos correspondientes.

Nota: En todos los estados, con excepción de cinco de ellos—California, Delaware, Maine, Missouri, y Nueva York—el acta constitutiva no es exigida por la ley. Sin embargo, el tener dicho documento se considera una buena práctica profesional que te permite llevar la administración de la LLC a tu medida y a tu manera. De lo contrario, la operación de la LLC se rige por las disposiciones de la legislación aplicable.

  1. La legislación corporativa, por su parte, generalmente impone requisitos adicionales como por ejemplo, el tener que elaborar estatutos corporativos o sociales, la designación de directores, y la emisión de acciones, entre otros. Si tu negocio es una corporación tipo “C”, pudieras elegir que sea tratado fiscalmente como una corporación tipo “S” mediante el registro oportuno de la forma 2553 ante el propio Servicio de Rentas Internas o IRS, por sus siglas en inglés. Esto evita una doble imposición fiscal que existe para las corporaciones tipo “C”, ya que las corporaciones tipo “S” son tratadas como entidades transparentes para efectos fiscales. La corporación tipo “S” en si no está sujeta al impuesto sobre la renta o “income tax”. Por el contrario, los accionistas de la corporación pagan el impuesto sobre la renta en la proporción de sus utilidades que sean devengadas por la corporación tipo “S”. Esta opción solo está disponible para corporaciones con una sola clase de acciones, y pueden tener un máximo de 100 accionistas que sean personas físicas (no pueden ser LLC o “partnerships”) americanas o con residencia fiscal en Estados Unidos.
  1. Si quieres convertir una LLC en corporación, o viceversa, puedes implementar el cambio mediante la disolución y liquidación de la estructura original y formar una nueva. Sin embargo, esto pudiera llevar tiempo que no tengas en ese momento. Para ello, muchos estados tienen legislaciones que permiten un proceso de conversión simplificado que elimina la necesidad de iniciar el negocio de nuevo. Este proceso simplificado se lleva a cabo mediante el registro de la documentación requerida ante la oficina del Secretario de Estado correspondiente.

Nota: Para cualquier tipo de cambio o modificación en la estructura legal, es importante asegurarse que se den las notificaciones y se hagan los registros exigidos por la ley correspondiente. Por ejemplo, es factible que tengas que solicitar un nuevo número de identificación fiscal o EIN, por sus siglas en inglés, registrar una nueva declaración de nombre ficticio, así como notificar a la autoridad hacendaria estatal del nuevo cambio.

¿Tienes Dudas o Preguntas?

Hay muchos más factores que evaluar al considerar el cambio de estructura legal de tu negocio. Como abogados de planeación de negocios, te podemos ayudar con el proceso de evaluación y de implementación de la nueva estructura que sea mejor para tus circunstancias personales. Si tienes dudas o preguntas adicionales respecto del contenido de este artículo, puedes llamarnos directamente o llenar la forma de contacto a la derecha, y nos pondremos en contacto contigo a la brevedad posible.