Una vez que se forma el trust y se redacta para que en el documento se indique que todos los bienes que existen y los que se adquieran deben quedar dentro del trust, lo más importante que queda por hacer es titular los bienes ya existentes, y los que adquieran en el futuro, específicamente a nombre del living trust o fideicomiso. Mientras no se titulen los bienes expresamente a nombre del living trust, este no será dueño de ello.