Los bienes ubicados en Estados Unidos están desprotegidos y quedarán sujetos al juicio sucesorio en tu país de residencia, o en su defecto, a un juicio sucesorio accesorio en Estados Unidos. Al juicio sucesorio en Estados se le conoce como “probate.” Esto traerá como consecuencia el probable congelamiento de las cuentas o activos mientras se reciben instrucciones por parte del juez en tu país extranjero, o bien mientras se designe un representante de la masa hereditaria o “estate,” como se le conoce en Estados Unidos. Aunado a lo anterior, toda la información relativa a la sucesión será pública.