Si, es conveniente tener un testamento para los bienes de cada país porque a pesar de que los testamentos son disposiciones universales, las cortes o jueces de un país no siempre tienen jurisdicción sobre bienes ubicados en otro país, específicamente sobre bienes inmuebles. Solo hay que tener cuidado en que cada testamento se limite exclusivamente a los bienes ubicados en el país en que se emita.