Las características del Sole Proprietor:

  • No requiere formalidad alguna.
  • Todas las utilidades y pérdidas son de su dueño.
  • El dueño tiene responsabilidad ilimitada y es responsable de todas las deudas y obligaciones del negocio.
  • Dependiendo de la actividad o negocio, se requiere obtener una licencia o certificado por parte de la autoridad local para operar, o bien, para poder utilizar un nombre ficticio distinto del de su dueño.
  • Generalmente, el Sole Proprietor limita su responsabilidad mediante la contratación de un seguro de responsabilidad civil o general liability.