Depende. Hay varias opciones dependiendo del tipo de inmueble y el destino que se le quiera dar. Por ejemplo, si la propiedad es comercial o residencial, si se piensa cobrar rentas o destinar a uso personal, o bien, si se piensa detentar a largo plazo o vender, etc. Una u otra alternativa, requerirá el uso de una empresa extranjera, o bien el uso de fideicomisos domésticos o extranjeros y una o más empresas dependiendo del objetivo a lograr y la ciudadanía de los beneficiarios.