Para nosotros, la mejor jurisdicción o estado para crear un fideicomiso depende de varios factores.

Por ejemplo, si lo que se busca es crear un “living trust,” entonces la mejor jurisdicción será el lugar de residencia del cliente, o la ubicación de los inmuebles.

La mejor jurisdicción para crear un “dynasty trust,” es North Dakota o Nevada. La única diferencia entre ambas es la duración del fideicomiso. Mientras que North Dakota permite fideicomisos con una duración perpetua, Nevada limita esa duración a 365 años. Si la duración del fideicomiso no es problema, entonces la decisión o conveniencia de una jurisdicción sobre la otra deberá ser determinada conforme a otros factores.

Para los “asset protection trusts,”  de nuevo nos inclinamos entre North Dakota y Nevada ya que ambas cuentan con las mejores opciones legislativas para crear los fideicomisos de protección de activos. La diferencia principal entre las dos jurisdicciones, es que Nevada no permite que este tipo de fideicomisos sean atacados por reclamaciones de excónyuges, o por deudas de pensión alimenticia o manutención de menores, mientras que North Dakota permite este tipo de reclamaciones siempre y cuando existan al momento de la creación del fideicomiso.

Las mejores leyes para crear un “non-grantor trust” se encuentran en de nuevo en North Dakota y Nevada debido a que las reglas de “decanting” en estos estados son más amplias o liberales que en cualquier otro estado.

Para que un inversionista establezca un fideicomiso o “designe a un fiduciario,” las dos mejores jurisdicciones siguen siendo North Dakota y Nevada tanto para crear el fideicomiso como para designar a un fiduciario institucional, por dos razones principales: la ventaja legislativa que ambos estados tienen sobre todos los demás, y el hecho de que los fiduciarios institucionales están acostumbrados a trabajar con clientes extranjeros mucho más que en cualquier otro estado.