El IRS decretó para este año 2019, las nuevas exclusiones y exenciones fiscales a los impuestos federales sobre herencias y donaciones en Estados Unidos.

Independientemente de que la tasa máxima aplicable a la transferencia de bienes, activos, o inversiones, a título gratuito, ya sea en vida o por muerte de su dueño, permanece en el 40%, para este año en particular la exención personal es de $11,400,000 dólares.

Es decir, que una pareja de ciudadanos americanos, legítimamente casada, puede gozar de una exención de $22,800,000 dólares al transferir sus bienes en vida o por muerte. Ahora bien, en el caso de que el cónyuge que no sea ciudadano y que sobreviva a su cónyuge que si lo fue, y la cantidad a heredar excede la exención de $11,400,000 dólares, entonces se tendrá que implementar un Qualified Domestic Trust, mejor conocido por sus iniciales QDOT, a menos que el cónyuge que sobreviva, se convierta en ciudadano antes de los nueve meses siguientes a la muerte de su cónyuge.

Asimismo, los extranjeros residentes, legales o indocumentados, o bien aquellos beneficiados por algún tratado internacional, podrán obtener un crédito fiscal contra el pago del impuesto correspondiente hasta por un monto equivalente a $11,400,000 dólares (los cuales seguirán siendo indexados anualmente de acuerdo a la inflación).  Por otra parte, la nueva exclusión anual para donaciones durante el 2019 será de $15,000 dólares por beneficiario.

Por su parte, los extranjeros NO residentes, si bien es cierto podrán aprovechar el nuevo tope del 40% a la tasa máxima de los impuestos sobre herencia, donación, y transferencia a terceras generaciones, sólo podrán gozar de un crédito fiscal contra el impuesto correspondiente de $13,000 dólares, tan sólo equivalente a $60,000 dólares en bienes y activos.  Para el caso de transferencias gratuitas, únicamente entre esposos legalmente casados, la llamada “Super Exclusión Anual” será de $155,000.  Los límites anteriores hacen evidente la necesidad de planear adecuadamente e implementar estrategias que permitan la reducción o eliminación de dichos impuestos.

Por último, hay que recordar que estas exclusiones y exenciones están vigentes temporalmente hasta el 2025, fecha en que fenecerán las reducciones fiscales impuestas por Trump. Salvo que en esa fecha exista otra administración republicana, a partir del 2026 las exenciones regresarán a sus límites anteriores de $5 millones por persona, e indexadas a la inflación a partir del 2013.

Be the first to comment!
Post a Comment